+1 (829) 995-1968 luna@hablemosdeautismo.org

Algunas personas con autismo tienen que luchar poderosamente para mantenerse en control de su conductas.  Cualquiera que sea su nivel de funcionamiento, esto no es fácil. Mucho de lo que les viene del mundo exterior se experimenta como desalentador e intrusivo, si no francamente aterrador. Bajo el estrés de todo esto, pueden perder el control. En un niño pequeño, se etiqueta como un “berrinche”; en un niño mayor, se etiqueta como un “colapso ó crisis” ; en un adolescente o adulto mayor que funcione lo suficiente como para estar solo en el mundo, puede ser despedido o arrestado. En todos los casos, si la persona se vuelve agresiva con los demás y / o destruye la propiedad durante su ataque, es un problema. Al mundo exterior no le importará mucho si la persona acaba de perder el control o está tratando de detener alguna entrada sensorial intolerable o demanda social.
Hay tantas cosas que pueden desestabilizar a una persona con autismo. Considere la falta de lenguaje y la incapacidad para comunicarse, un cambio brusco en sus rutinas, elementos fuera de servicio, sobrecarga sensorial y el comportamiento incomprensible  de los seres humanos que los rodean. Dependiendo del nivel de funcionamiento, también pueden ser muy atemorizantes para la persona con autismo cuando se da cuenta que ha perdido el control de sí mismo.
Para algunas personas con autismo los problemas con el estado de ánimo van más allá de la irritabilidad frecuente o las rabietas. Pueden sufrir un trastorno del estado de ánimo real además de su autismo. Se ha informado sobre el trastorno bipolar, aunque la ansiedad y la depresión parecen ser los que más prevalen. Las personas con un funcionamiento más alto pueden estar especialmente en riesgo de depresión, especialmente durante la adolescencia y la adultez temprana. Si esto es el resultado de una conciencia creciente del Aún no se conoce el impacto de su propia discapacidad o debido a una predisposición genética o biológica. Cualquiera que sea el caso, es importante mantenerse al tanto de que los problemas de conducta.

Por eso es importante que los padres adoptemos medidas de disciplinas positivas en todo momento y  desde que vemos que una conducta puede causar distorsión tratar de crear un plan para trabajar en enseñar la manera correcta de reaccionar o actuar antes cualquier situación. Es importante conocer como podemos redireccionar esas conductas negativas y reforzar siempre las positivas.